El presidente del Banco Nación aseguró que la nueva línea de créditos hipotecarios está destinada a familias de ingresos medios y bajos y que se mantendrá en el tiempo.
El titular del Banco Nación vaticinó una “revolución hipotecaria” con fuerte crecimiento de los montos prestados. González Fraga presentó línea para ingresos medios, a 30 años, con tasas del 3,5 y el 4,5%.

El presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, dijo que el crédito hipotecario en la Argentina, que actualmente es del uno por ciento del producto interno bruto (PIB), puede llegar a ser del 20 por ciento alentado por las líneas a 30 años de plazo de la banca pública y a la serie de préstamos de la banca privada.

En declaraciones a medios porteños, González Fraga dijo que “el crédito hipotecario puede llegar a crecer 20 veces, como el caso de Chile”.

El funcionario recordó que el Banco Nación ya tiene una línea a tasa fija que se ha extendido “de 20 a 30 años”.

“Es fija por tres años y luego variable en función de la tasa de interés de la cartera del banco, con un límite en la variación del coeficiente salarial”, detalló.
“A esto le hemos agregado otra línea que es la conocida como UVA, porque tiene una indexación, que tiene una cuota inicial mucho menor, que se mantiene en términos reales porque va acompañando la inflación”, describió.

Nuevas líneas de créditos hipotecarios

Dijo que “esta línea nueva es también a 30 años, con unas tasas de 3,5 por ciento y de 4,5 por ciento, dependiendo de si es cliente o no. Financia el 80 por ciento de la adquisición. Sirve para refacción, ampliación, y 100 por ciento de la construcción si se tiene terreno 
propio”.

González Fraga sostuvo que los préstamos son para clase media y clase media baja.

Por ejemplo, para un grupo familiar que tiene ingresos de 18.600 pesos, la cuota será de 4.500 pesos por cada millón de pesos solicitado. Si se requieren dos millones, la cuota será de nueve mil pesos y los ingresos deben ascender a 37.000 pesos.

En el caso de una refacción, se financia el 100 por ciento porque se toma como hipoteca la casa. “Por un valor de un alquiler se puede comprar una vivienda a 30 años”, reflexionó, y agregó que la línea “estará disponible a mediados de abril”.

Recordó que el Banco Nación tiene 700 sucursales y “hay que poner los papeles en orden”. Sostuvo que los interesados podrán entrar a averiguar a través de la web, y aclaró “no hay cupo” y “ojalá que dure para siempre”.

Aconsejó que “la gente no se apresure” dado que va a haber que llevar “papeles de escrituras, valuaciones”, y dijo que “a mitad de abril saldrá el aviso en los diarios, y en la web va a haber simuladores de cuota”.

A su criterio, esta operatoria originará una “revolución hipotecaria” porque, “al ahorrar en ladrillos, uno se capitaliza y luego viene el crédito al consumo”. “Queremos que sea un país de propietarios y no de inquilinos”, dijo.

Desarrolladores

El titular del Banco Nación dijo que también el banco financia a desarrolladores: “Les prestamos crédito a 24 meses, con 12 meses de gracia, y se lo cobramos en 60 cuotas”.

Respecto de la proliferación de créditos hipotecarios, el presidente del Centro de Corredores Inmobiliarios, Armando Pepe, aseguró que “la cuota siempre va a ser menor que un alquiler”. En diálogo con radio Continental, dijo que “hay un gran interés desde el segundo semestre de 2016 por operaciones con crédito hipotecario”.

Calificadora internacional

En tanto, la calificadora de riesgo Moody’s consideró que los nuevos créditos hipotecarios indexados por la unidad de valor adquisitivo (UVA) “deberían ayudar a los bancos argentinos a satisfacer un esperado aumento en la demanda de hipotecas, a medida que la tasa de inflación continúa disminuyendo”.

El mecanismo, sustentado en recursos de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), será además “positivo para los bancos”, indicó Moody’s en su publicación “Credits Outlook” (perspectiva de crédito).

La agencia estima que ese tipo de financiamiento “fomentará el crecimiento en un segmento de mercado subdesarrollado y aumentará la exposición de los bancos a una clase de activos garantizados, apoyando su calidad, los beneficios y la diversidad de la cartera”, a la vez que ayudará a contener desajustes entre activos y pasivos.

“Los tres bancos estatales argentinos que inicialmente recibirán financiamiento de la Anses son el de la Nación Argentina, el de la Provincia de Buenos Aires y el de la Ciudad de Buenos Aires”, pero el sistema “se extenderá finalmente a los bancos privados”, anticipó Moody’s.

La calificadora precisó que los préstamos hipotecarios equivalen hoy a sólo uno por ciento del PIB en la Argentina, comparado con el 20 por ciento en Chile y el cinco por ciento en Uruguay, donde se crearon “unidades de contabilidad vinculadas a la inflación que impulsaron el crecimiento hipotecario en sus respectivos mercados”.

Un ejemplo para ingresos medios bajos. Los préstamos son a 30 años, con una tasa de 3,5 por ciento y de 4,5 por ciento, dependiendo de si es cliente o no. Financia el 80 % de la adquisición. Sirve para refacción, ampliación y 100 % de la construcción si se tiene terreno propio.

Para un grupo familiar con ingresos de 18.600 pesos, la cuota será de 4.500 pesos por cada millón de pesos solicitado. Si se pide dos millones, la cuota es de 9.000 pesos.

20% es el porcentaje que tiene Chile de créditos hipotecarios respecto del producto interno bruto. Argentina está en el uno por ciento. González Fraga piensa alcanzar aquella cifra.

 

Fuente
http://www.lavoz.com.ar