La opinión de los especialistas acerca de qué aspectos se deben tener en cuenta si decide pedir un préstamo personal

La oferta de préstamos personales y de tarjetas para consumo se expande cada vez más y muchas veces la tentación de acceder a ellos para darse gustos o cumplir con obligaciones postergadas es grande. LA NACION consultó a especialistas en la materia para que den cuenta de cuales son los factores que no se pueden perder de vista a la hora de decidir si conviene o no tomar un préstamo o utilizar la tarjeta de crédito.

“Como recomendación general, es fundamental no financiarse con la tarjeta de crédito, es decir, pagar el total y luego buscar otro tipo de financiamiento ya que las tasas que se pagan sobre el saldo restante cuando se cancela sólo el mínimo son de las más altas del mercado”, señala Juan José Cruces Director del Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella.

“El usuario debe mirar el costo financiero total (CFT), que es la tasa relevante en este sentido ya que muchas veces se establece una tasa relativamente baja pero después se incrementan otro tipo de cargos y comisiones que elevan el costo total”, añadió.

Con miras al futuro, Cruces señaló: “Las expectativas de inflación para 2017 están más orientadas a la baja, por lo cual el consumidor debiera hacer la cuenta acerca de si es capaz de afrontar la cuota sin sobresaltos y de esa forma se asegurará el pago en tiempo y forma de los compromisos mensuales”.

“El CFT que uno pagano debiera ser más alto que la inflación esperada para el año. Esto no está ocurriendo, puesto que con una estimación de inflación que ronda entre el 18% y 20% los costos totales de financiamiento tanto de tarjetas de crédito como de prestamos personales no bajan del 40%”, agrega el economista Martín Tetaz.
Consultado acerca del criterio a la hora de tomar un préstamo personal, Tetaz advirtió: “No se debe hacer como un negocio sino ante un caso de extrema necesidad o una oportunidad. Desde el punto de vista financiero no es aconsejable, no hay actividad económica que genere la rentabilidad para pagar esas tasas. Lo que sí puede ocurrir es que se necesite financiar un acontecimiento impostergable y ahí sí tiene sentido, como realizar un viaje con un familiar o pagar el cumpleaños de quince de una hija”.

Otro de los consejos de Tetaz, vinculado con la utilización de la tarjeta de crédito es “no sobrestimar la capacidad de pago personal y dejar un margen para algún acontecimiento inesperado, como un choque o reponerle un par de zapatillas rotas a tu hijo, que si te agarra con el cupo de la tarjeta tomado, no tenés margen de maniobra para solucionarlo”.

El Banco Central da cuenta en su último Informe de Condiciones Crediticias de una leve flexibilización en los estándares crediticios para prestamos hipotecarios y otros créditos al consumo, pero de todas formas es importante realizar una evaluación propia de las condiciones que ofrece cada entidad así como también una revisión de las finanzas personales para ver si se está en condiciones de asumir nuevos compromisos.

Diez claves para contratar un préstamo personal

  1. Se debe tener en cuenta que la tasa de interés es sólo uno de los componentes que conforman el costo de un crédito.  Por ese motivo, para la correcta comparación de costos se debe utilizar el Costo Financiero Total (CFT) del mismo que incluye la tasa de interés nominal anual (TNA) y todos aquellos costos asociados a la operación (tales como seguros, impuestos, entre otros).
  2.  Se puede optar entre una tasa de interés que se mantenga estable a lo largo del préstamo (tasa fija) o que varíe periódicamente (tasa variable). En este último caso, el cliente tiene que conocer cuál será el parámetro para su ajuste.
  3.  En caso de usuarios de servicios financieros, no podrán aplicarse comisiones ni cargos por gastos de tasación, notariales o de escribanía que se originen en ocasión del otorgamiento o cancelación de financiaciones (tales como la constitución de prenda o hipoteca).
  4. En el caso de usuarios de servicios financieros, no podrán aplicarse comisiones ni cargos por la evaluación, otorgamiento y evaluación de financiaciones.
  5.  Si el préstamo incluye la contratación de seguros , hay que tener en cuenta que según la ley, el cliente tiene derecho a elegir entre tres diferentes aseguradoras.
  6. Tener en cuenta que si el tomador del préstamo es consumidor final deberá pagar el IVA sobre los intereses abonados cada mes, lo que impactará en la cuota.
  7.  Si el préstamo contempla la posibilidad de una cancelación anticipada, parcial o total, es conveniente conocer cuál es su costo. En el caso de precancelación total, no se admitirá la aplicación de comisiones cuando al momento de efectuarla haya transcurrido al menos la cuarta parte del plazo original de la financiación o 180 días corridos desde su otorgamiento, de ambos el mayor.
  8. La obtención de un préstamo, en muchas ocasiones, también implica la utilización de otros productos tales como caja de ahorro o cuenta corriente, por el cual se debe pagar el monto de las comisiones que se suman al costo total del crédito.
  9. Muchas entidades financieras ofrecen ventajas para sus clientes con la apertura de la “cuenta-sueldo”. Estos beneficios pueden compararse entre las distintas entidades.
  10. Todas las condiciones informadas por la entidad financiera al momento de ofrecer el préstamo deben figurar en el contrato. Es importante revisarlo minuciosamente, con el fin de evitar firmar cláusulas sobre las que el cliente no tiene conocimiento.

 

Fuente : http://www.lanacion.com.ar/
Autor : Francisco Casas